11 consejos imprescindibles para viajar con tu bebé

¡Saludos viajer@s!

Algo que todos los padres sabemos es que viajar con niños puede llegar a ser todo un desafío, pero cuando se trata de bebés (entendemos bebés como menores de dos años), ya es una auténtica odisea. Así que desde Airning hemos querido aportar nuestro granito de arena dejándoos una serie de consejos para hacer más llevadero el volar en avión con bebés.

  • Antes siquiera de volar y al planificar vuestro viaje, revisad con tiempo que tengáis la documentación del bebé necesaria para viajar a vuestro destino (pasaporte, d.n.i , libro de familia, etc.).  Cada país tiene su propio reglamento así que deberéis investigar.

  • Una facilidad que nos ponen las aerolíneas es que permiten facturar dos piezas extra  a vuestra elección (el carrito de bebé, la sillita de coche, la cuna, el cuco, etc.) sin coste adicional.

  • Si vuestro hijo ya tiene unos meses y empieza a gatear y/o a dar sus primeros pasos, una vez hayáis facturado y estéis esperando para embarcar, dejad que se mueva.  El permitir que descarguen toda esa energía ayudará a que luego le sea más fácil permanecer sentado durante el vuelo.

  • Si viajáis con carrito, el bebé podrá permanecer en él hasta el momento de entrada en el avión, aunque también lo podréis facturar gratuitamente. Si escogéis llevarlo hasta la puerta del avión, se podrá transportar en cabina cuando la disponibilidad de espacio de su vuelo lo permita, lo cual no suele ser el caso. Lo más común es que el personal de vuelo lo deposite  en bodega. En caso de facturarlo como equipaje en bodega, podrás recogerlo con el resto de equipaje en las cintas correspondientes de las salas de llegada.

  • Una vez embarquéis y cuando se trata de bebés no hay que olvidar el cambio de presión tanto al despegar como al aterrizar. Los bebés tienen el canal del tímpano muy estrecho y es por eso que lo notan mucho más que nosotros.  Cuando un bebé llora en un avión, el factor más común suele ser dolor o molestia en los oídos causados por dicha presión. Debemos ayudarles haciendo que succionen (biberón, chupete, darles el pecho), tanto en el despegue como en el aterrizaje para evitar que les duela.

  • Si hablamos de un vuelo largo y siempre que sea posible, es aconsejable que reservéis un vuelo nocturno o a primera hora de la mañana para que estén naturalmente cansados y les sea más fácil dormir.

  • Por suerte y pese al reglamento de transporte de líquidos dentro del avión, está permitido llevar todos los alimentos necesarios para que coma, lo cual es un alivio.

  • Es inevitable que acaben aburriéndose así que (y para evitar berrinches), distraedles con juguetes que no hagan ruido pero que llamen su atención con colores.  Si tu bebé ya empieza a masticar, las galletitas para bebés también hacen maravillas ¡Se les olvida todo!

  • Los menores de 2 años no ocupan asiento propio y tienen que ir sentados en el regazo de un adulto con un cinturón especial.  Es bonito, pero tu hijo puede acabar agobiado si el trayecto es largo. Que no te dé reparo levantarte y pasear a tu bebé por el pasillo en caso de que esté agobiado y necesite un poco movimiento. Los azafatos suelen ser comprensivos y no te pondrán pegas.

  • Aunque no siempre es posible escoger los asientos asignados para sentarse con bebés, en caso de que tengas oportunidad, escoge un asiento lo más cercano posible al baño ¡Lo agradecerás!

  • No olvidéis llevar mantita y varias capas de ropa. La temperatura dentro del avión, el frío que puede hacer en el desembarque…¡No quisiéramos que pasarais vuestras vacaciones con un bebé resfriado!

 Eso es todo por hoy. Esperamos que esta pequeña lista de consejos os sea de utilidad ya que viajar con nuestros pequeños, pese a que a momentos suena a reto, puede llegar a ser divertidísimo.

 

No olvidéis que ante cualquier problema con vuestros vuelos Airning está a vuestra disposición para ayudaros en lo que nos sea posible ¡Buen final de semana!

2018-07-19T10:14:50+00:00 octubre 29th, 2017|Viajar por el mundo|0 Comentarios

Dejar un comentario

Resolvemos tus dudas