Los retrasos de vuelo más surrealistas

¡Hola viajer@s!

 

Esta semana en Airning nos hemos propuesto darle una vuelta de tuerca a los retrasos en los aeropuertos para sacaros una sonrisa. Para esto, hemos indagado en los casos más divertidos y curiosos que originan la tan temida espera en nuestros viajes. El adjetivo delayed en las pantallas de los aeropuertos ya nunca volverá a ser lo mismo.

[cot]

Invasión de cangrejos

Algunos de nosotros no podemos viajar sin nuestras mascotas. Probablemente eso nos haya causado algún quebradero de cabeza en un momento u otro. Nuestro perro, nuestro gato…¿Cómo separarnos?

En el aeropuerto de LaGuardia en Nueva York lo saben bien. En realidad, para contaros su anécdota, sustituyamos “perro” o “gato” por “cangrejo” un segundo.

Los pasajeros del vuelo 890 de la compañía U.S Airways con destino Carolina del Norte sufrieron un retraso de media hora por fuerzas mayores: invasión de cangrejos.

Los crustáceos decidieron abandonar las jaulas en las que eran transportados y pasear por la bodega del avión a sus anchas. Media hora pasó hasta que el personal de mantenimiento logró atraparlos a todos y continuar con la rutina de vuelo.

Los pasajeros se tomaron a risa la situación e incluso compartieron su experiencia en las redes sociales, especialmente en Twitter, donde calificaron el incidente como “gracioso” y no le dieron más importancia al tratarse de un corto retraso.

 

No me salen las cuentas

Cuando estudiábamos matemáticas en el instituto seguro que tuvimos algún momento de pánico y confusión al llegar a las raíces cuadradas, ecuaciones complejas…Pero cómo imaginar que eso nos haría detener un avión. Sí, habéis leído bien, retraso por miedo a los números.

Todo empezó cuando el profesor de economía de la Universidad de Pennsylvania Guido Menzio embarcó en un vuelo de Philadelphia a Syracuse y decidió entretenerse haciendo algunos cálculos a bordo.

La pasajera sentada a su lado se inquietó al ver esas fórmulas siniestras y decidió alertar al equipo de abordo. ¿Era posible que su vecino viajero estuviera preparando alguna fechoría? Las fórmulas matemáticas las carga el diablo al parecer.

Lo más increíble de todo es que la situación se alargó dos horas y el mismo piloto tuvo que disculparse avergonzado después de comprobar que el profesor Menzio solamente trataba de avanzar algo de trabajo realizando unas operaciones sobre el papel.

El italiano confesó que el incidente había sido gracioso pero también preocupante. No le pareció que el equipo técnico hubiera recabado suficiente información al respecto sobre su “actividad sospechosa” ni que hubiera actuado todo lo diligentemente que es necesario en estas situaciones.

 

¡Quiero el divorcio!

El desamor puede detenernos el corazón y también puede parar aviones. Esto último es lo que pasó en un vuelo cuando una esposa quiso dar el gran paso de divorciarse de su marido…justo antes de que despegara su vuelo de Moscú a Vladivostok.

Siete inverosímiles horas de espera para que el avión de Rossiya Airline lograra salir hacia su destino, para gran alivio de los demás pasajeros que pensaban que ese momento no llegaría jamás y sus vacaciones se verían arruinadas.

Según cuentan algunos de estos viajeros, la mujer de unos cuarenta años necesitaba iniciar los papeles del divorcio en ese preciso instante, por lo que era necesario bajarse del avión. La futura divorciada lo dejó bien claro a los testigos: “no estoy de humor para volar ahora”. Imaginamos que su marido tampoco.

 

Eclipse solar

Imaginemos que mientras volamos camino a nuestro destino, volvemos la vista y nos encontramos con uno de los fenómenos más impresionantes de la naturaleza: un eclipse solar. Pues a los pasajeros del vuelo 870 de Alaska Airlines no les hizo falta imaginarlo, lo vivieron en primera persona.

El piloto de esta compañía no quiso desperdiciar la ocasión de ofrecer a sus pasajeros la oportunidad de disfrutar del eclipse retrasando un poco la llegada a su destino. Y francamente, a los pasajeros no pareció importarles lo más mínimo. Aprovecharon para sacar sus teléfonos y grabar o hacer fotografías del fenómeno y guardar para siempre así un bello recuerdo de su vuelo.

En un caso como este, nosotros tampoco nos enfadaríamos por la espera. ¿Y vosotros?

 

En fin viajer@s, esperamos que estas extravagantes historias os hayan inspirado para tomar vuestro vuelo sin miedo al retraso. Ya sea por un ataque de crustáceos o un eclipse, disfrutad de vuestro viaje y claro, no dudéis en compartir vuestras experiencias más divertidas en materia de retrasos con nosotros. ¡Las estaremos esperando!

Dejar un comentario

Resolvemos tus dudas